SIGUE MI PAGINA EN FACEBOOK

OFERTAS DE EMPLEO Y CURSOS EN ESPAÑA HOY

ULTIMAS OFERTAS DE EMPLEO PUBLICADAS

lunes, 6 de octubre de 2014

Redes Sociales y búsqueda de empleo, una relación compleja

Raquel Ciruelos
Domingo, 7 de septiembre de 2014

Redes Sociales y búsqueda de empleo, una relación compleja

Guardar en Mis Noticias.Enviar por email
  

Ver

Si una cosa está clara es que la tecnología del siglo XXI se está integrando en nuestras vidas más rápido de lo que podríamos haber imaginado hace no demasiado tiempo. Actualmente los dispositivos electrónicos y las aplicaciones digitales han pasado a formar parte de nuestro día a día casi sin darnos cuenta, y como si del gran hermano de Orwell se tratara, que todo lo ve y todo lo escucha, Internet nos permite controlarnos unos a otros con una exactitud asombrosa.
En un país como España en el que más de la mitad de la población cuenta con un Smartphone y quien no lo tiene prácticamente cuenta con un ordenador personal, la World Wide Web nos tiene bien pillados desde el momento en que decidimos concederle los privilegios de almacenar nuestros intereses y nuestras fotografías y permitir que otros usuarios puedan acceder a ellos.

Teniendo en cuenta esto, no es ningún disparate definir Internet como un agente potencialmente peligroso a la hora de utilizarlo como medio de búsqueda de empleo, sobre todo teniendo en cuenta que las tendencias derecruitment actualmente apuntan cada vez más hacia las posibilidades que brindan las redes sociales en este contexto. Un reciente estudio señala que al menos el 70% de los demandantes de empleo han buscado ofertas por medio de las redes sociales, y que tan solo en dos años se ha incrementado en un 10% la frecuencia con la que los profesionales de Recursos Humanos acceden a estas con el fin de seleccionar personal, lo que nos permite hacernos una idea de la tendencia que seguirá esta práctica a lo largo del tiempo. Lo que es seguro es que son cifras demasiado reveladoras como para pasarlas por alto y no plantearse la necesidad de adaptar nuestra identidad cibernética a estos nuevos usos de Internet.

Para empezar hay que cuidar la información que tenemos publicada en nuestras redes sociales, sobre todo en LinkedIn y en Facebook que son las más utilizadas por los recruiters. Ya no basta con eliminar fotos en actitud “comprometida” para limpiar de tu perfil social cualquier sombra de duda, eso es cosa de la década pasada, ahora las precauciones van mucho más allá. Para mantener una imagen de persona normal y responsable (nadie dice que no lo seas pero sabemos que todos, a veces, podemos no parecerlo) es importante tener controlada tu huella digital. La huella digital es tu rastro en internet, quizás tengas un perfil abierto en una red social que hace años que no usas o tus amigos te etiquetan en fotos “poco nobles” de modo que no puedes escapar del ‘todopoderoso’ Google, sea por lo que fuere es necesario comprobar tu rastro y hacer los cambios pertinentes. Evidentemente sobra decir que los errores gramaticales no están contemplados dentro de un proceso de selección profesional, por lo que ¡pon especial atención en corregir cualquier fallo de este tipo!

Tampoco debemos olvidar que las redes sociales hoy en día cuentan con multitud de aplicaciones, grupos etc, lo que supone que cada vez que interactúas con un elemento dentro de dicha red, queda registrado en tu perfil. En Facebook por ejemplo, la pertenencia a grupos es algo que todos olvidamos con el paso del tiempo (¿Quién se acuerda hoy de haberse hecho fan del grupo “Señoras que llevan periódico en la cabeza cuando hace sol” en el pasado?), incluso los ‘likes’ son armas de doble filo, tu no recuerdas haber cliqueado ‘me gusta’ en la foto de mensaje anti sistema y algo agresivo publicada por uno de tus compañeros de universidad pero ahí está. El caso es que son detalles que quedan perpetuados en nuestro perfil y merece la pena emplear unos minutos en revisar si lo que aparece en ellos es lo que nos gustaría que los recruiters conocieran de nosotros al primer contacto.

Por último el tema de la privacidad es algo que muchos pasan por alto, pero que configurarlo adecuadamente supone poder disfrutar de la tranquilidad que da navegar por tus redes sociales sin miedo a ver amenazadas tus posibilidades en un proceso de selección. Casi todas las redes sociales brindan la posibilidad de restringir la audiencia de tus movimientos, pero en muchos casos por desconocimiento o pereza preferimos dejarlo con la disposición predeterminada. Importante recordar que la correcta configuración de la privacidad se hace indispensable cuando SI se desea utilizar las RRSS como herramienta para la búsqueda activa de empleo. De ser así el camino a seguir es, como hemos dicho antes, rastrear tu huella digital, modificar lo que creas pertinente y participar activamente en grupos, páginas o cualquier elemento que te aporte visibilidad de cara a la parte contratante.

Para concluir solo añadir que lo dicho anteriormente no se traduce en que todos los integrantes de un proceso de selección tengan que tener forzosamente cosas que ocultar, pero es cierto que la información es poder, y saber ciertos detalles de la vida de una persona sin conocer sus motivos o sus metas realmente puede aportar una visión errónea de sus valores e intereses. Además de lo beneficioso que es entender de forma positiva la presencia en las redes, no olvidemos que al fin y al cabo todo lo que publiques complementa tu CV, y está en tu mano configurarlo.

Así que ya sabes… ¡El momento de reestructurar tu identidad digital ha llegado! Convierte las amenazas en beneficios y aprovéchate de las ventajas que ofrece internet de cara al ‘Reclutamiento 2.0’.

Raquel Ciruelos, community manager de Binternational

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TwitVideocurriculum

Paula Pérez Toledo

@TwitVideoCurric

Estudio Relaciones Laborales y Recursos Humanos en la Universidad Complutense (Madrid) 
 Madrid

 Se unió en diciembre de 2011

Buscar este blog

Google+ Badge